Cumpliendo Objetivos, superando expectativas

“Fue un día donde me levanté con incertidumbre, pero triunfó la confianza y dio frutos el trabajo realizado” – Carla Barría, media maratón de Buenos Aires

Un par de días antes, un dolor amenazaba con dejarme fuera de esta carrera, la misma que corrí en su versión 2018 y que tanto me gustó por su organización.

Me desperté el día de la carrera con molestias, tomamos un taxi que nos dejaría a “200 mts” de la largada…, pero como buen taxista y argentino, nos engrupió y esos 200 metros se transformaron en casi 2 kilómetros que fueron el calentamiento perfecto que alivió mis molestias, ¡así que se lo agradezco!

Fuimos a la guardarropía, al baño; y partimos a encajonarnos con mis compañeros y amigos que teníamos el mismo corral (porque con más de 20.000 inscritos es la única forma de evitar aglomeraciones). En eso comienza a sonar el himno de Argentina y una bandera albiceleste empieza a cubrirnos, inmediatamente después del himno dan la largada y comienza a sonar “you give love a bad name” de Bon Jovi… se sentía una energía súper rica y positiva, incluso vi a desconocidos conversando sobre ritmos y poniéndose de acuerdo para correr juntos; así fue como con esa canción y toda la euforia comenzaban los 21K con un clima ideal.

En el recorrido hubo buena hidratación, gente alentando en el camino y varias bandas tocando cumbia y pachanga que me hicieron disfrutar al máximo el ambiente ¡muy al estilo argentino!. Una ruta relativamente plana que invita a apurar el paso, pero con unos falsos planos interesantes, el recorrido pasa por lugares emblemáticos de la ciudad como la casa rosada y el obelisco, también pasa por una autopista y una plaza de peaje que lo hacen sentir a uno como un auto de carrera, porque si no fuera un evento cerrado jamás podrías pasar caminando o corriendo por ahí. Otra cosa buenísima es que había muchos fotógrafos y asistentes en patines para casos de emergencia.

Los últimos 3 kilómetros se me hicieron eternos, pero a esa altura era todo ganancia… mi reloj ya me anticipaba que serían mis mejores 21k y solo tenía que mantener el ritmo… en eso veo el arco de llegada y mucha gente animando. Crucé la meta con un tiempo de 1:35:58, bajando en 14 minutos mi tiempo del 2018 en la misma ruta, superando todas mis expectativas y cumpliendo con mi objetivo de esforzarme en esta carrera y tomarla como control para el maratón que estoy preparando y que correré en septiembre (Berlín). 

Fue un día donde me levanté con incertidumbre, pero triunfó la confianza y dio frutos el trabajo realizado.

Agradecida de mis compañeros de Warnke Running Team por acompañar en tan linda experiencia y de mis coaches Carlos y Vale.  

Sin duda una carrera que tienes que vivir si eres un aficionado del running, por algo es una de las más codiciadas de Sudamérica; ¡yo este plato me lo repito!

Con amor Runbella ❣️

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *