“Un cambio de geografía me convirtió en corredora” – Adriana Batista.

Hoy las dejamos con la historia de Adriana, amiga colombiana que nos contactó porque sintió la necesidad de compartir su historia sobre como partió haciendo deporte para así motivar a más gente a sentir lo mismo que ella siente cuando practica su nuevo hobby favorito, el Running. ¡Disfrútenla!

Hola, soy Adriana Carolina Batista Rangel nacida en Cartagena de Indias, Colombia, y resido en Chile desde principios del 2019 por trabajo. Quiero contarles cómo ha sido mi experiencia con este hermoso deporte: el running

Antes de comenzar, quiero comentarles que en mi época de adolescencia, cuando me encontraba en el colegio era una alumna pésima en las clases de Educación Física. Además, aunque observara a mi papá practicando Voleibol y a mi hermano basquetbol como verdaderos ejemplos, nunca antes corrí, ni practiqué algún deporte, pensaba siempre: no estaba hecha para esto.

Sin embargo, en enero del año pasado, corrí por primera vez cuando fui a conocer el Templo Bahá’í, estando con ropa cómoda, recorrí sus jardines y bajé el cerro corriendo, solo para ir tomando fotos porque desde arriba se veía toda la ciudad. Ahí le conté a mis papás que quería comenzar a correr por hobbie, porque sentía fuerzas y muchas ganas de correr, solo me bastaba un par de tenis y paisajes hermosos cerca de donde vivía para salir a hacerlo.

Este fue un capítulo nuevo en muchos aspectos de mi vida. Pues llegue a un país nuevo para crecer profesionalmente, y también, como persona. Sin embargo, este cambio geográfico me sorprende, porque no solamente fue un caso laboral, sino que de repente se presenta también la oportunidad de practicar y ser aficionada del running

Al principio solo corría por diversión observando los paisajes y tomándome fotos en mis tiempos libres. Nunca me puse a pensar cuánto tiempo corría, no me preocupaba por eso, empecé corriendo un kilómetro en 8 min 30 s, ni menos pensaba si iba a competir en alguna carrera.

Durante 4 meses salía dos veces por semana, preguntándome: cómo se entiende que algo que costara tanto esfuerzo y doliera tanto los músculos, me iba a gustar. Asimismo, comprendí́ que no era una tortura, sino un deporte donde me supero y compito conmigo misma. Comienzo a observar, que sumar kilómetros me produce mucha energía, y motiva a esforzarme cada vez más. Esta disciplina la he podido aplicar también en todas las metas que me propongo en la vida personal, laboral, etc.  Qué bueno es estar en Chile, se están cumpliendo mis metas.

Luego, me animé a participar en mi primera carrera, el evento “Soy Providencia Run” en Santiago, me preparé para mis primeros 5 kilómetros con un mes de anticipación, sin embargo, una persona me dijo que estaba capacitada para correr 10 kilómetros, y decidi hacerlo aunque me pareciera una locura. Sin perjuicio de haber sentido que había entrenado muy poco ante semejante reto, sentí fuerzas y confianza para aceptarlo, así como he enfrentado muchos obstáculos en mi vida. 

Al llegar a la meta sentí toda esa energía, emociones, que en ninguna otra carrera de las que he hecho hasta el momento he tenido como esa primera vez, y después de esa quise seguir corriendo mucho más.

En estos momentos llevo: 2 medias maratones (una en Viña del Mar, y la otra en Miami); una de 10 k en Santiago; 8 k en Trail Running Machalí; y 5 k en Rancagua, donde quedé en tercer lugar en mi categoría.  Continúo haciendo cada vez más ejercicio para fortalecer mi cuerpo y relajar mi espíritu, siendo más resistente y en algún momento más veloz. Aspiro a continuar corriendo, y que se den otras oportunidades en diferentes ciudades.  Me siento cada vez mejor y sorprendida a través del tiempo, como un cuerpo tan sedentario haya respondido a semejantes esfuerzos, lo que me permite concluir, que la voluntad y disciplina han alcanzado excelentes aprendizajes.

En estos momentos llevo: 2 medias maratones (una en Viña del Mar, y la otra en Miami); una de 10 k en Santiago; 8 k en Trail Running Machalí; y 5 k en Rancagua, donde quedé en tercer lugar en mi categoría.  Continúo haciendo cada vez más ejercicio para fortalecer mi cuerpo y relajar mi espíritu, siendo más resistente y en algún momento más veloz. Aspiro a continuar corriendo, y que se den otras oportunidades en diferentes ciudades.  Me siento cada vez mejor y sorprendida a través del tiempo, cómo un cuerpo tan sedentario haya respondido a semejantes esfuerzos, lo que me permite concluir, que la voluntad y disciplina han alcanzado excelentes aprendizajes.

En cada uno de estos eventos he aprendido y los he disfrutado al máximo y me gustaría recomendarles no solo salir a correr, sino que salgan a sentir las mejores sensaciones de sus vidas, y que sus sentimientos se colmen de mucha libertad y paz. No importando si hace frío o hace calor, pueden disfrutar de este maravilloso deporte en cualquier distancia y que si yo pude empezar a correr, cualquiera puede.

¡Gracias Adriana por compartir tu historia con nosotras! Si tu quieres compartir la tuya, envíanos un correo y te damos las indicaciones.

Un abrazo a todas!

Equipo Runbella

One thought on ““Un cambio de geografía me convirtió en corredora” – Adriana Batista.

  1. Katherine Fierro Ayala says:

    Hermosa historia! Por supuesto nos motiva a realizar este lindo deporte con el corazon! Gracias Adriana por compartir tu historia!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *